viernes, 2 de agosto de 2013

Algunos mitos sobre el cannabis


Hoy nos queremos acercar al cannabis (marihuana, maría, hierba, hachís, costo, chocolate...) desmontando algunos mitos sobre esta sustancia.
Mito 1 - La marihuana es una hierba natural y no una droga.
Lo importante de una droga no es si es natural o no, sino sus efectos en la salud y la marihuana sí da problemas en el conjunto de la población. El tabaco es natural y mueren 56.000 personas al año en España.
Mito 2 - Ahora se oye por ahí que la marihuana se usa para curar, así que no será tan mala.
La marihuana (y el cannabis) no sirven para curar. Curan los medicamentos, elaborados con infinidad de controles para probar su eficacia.
Un componente del cannabis puede servir para aliviar náuseas en casos de pacientes con cáncer y otras dolencias. En caso de personas sanas no tiene propiedad curativa alguna.
Mito 3 - ¿Por qué va a ser peor fumar porros que tabaco?
Diversos estudios han demostrado que fumar porros produce un daño en los pulmones y las vías respiratorias diez veces mayor que el tabaco. A esto se suman las muertes y enfermedades que genera el consumo de tabaco, ya que se fuma en muchos casos junto con el cannabis.
Por otro lado, el cannabis tiene efectos negativos en el cerebro a largo plazo que no tiene el tabaco y también efectos inmediatos sobre la capacidad de atención, concentración y la toma de decisiones, entre otros.
Mito 4 - Conduciendo bebido no se controla, pero si fumo un porro sí controlo, no es lo mismo.
El consumo de cannabis incrementa el riesgo de accidente de tráfico, especialmente por el consumo junto con alcohol que es el más frecuente. Dificulta los reflejos, la atención y la rapidez de respuesta, por lo que no permite calcular bien los tiempos de reacción y las distancias.
El alcohol impide la conducción por la alteración de la coordinación y la atención, el cannabis la impide por la lentitud en las reacciones.
Mito 5 - Todos sabemos que el cannabis no engancha como otras drogas. Conozco a mucha gente que ha dejado de fumar porros y no lo ha pasado tan mal.
El cannabis también produce dependencia (no se pueden hacer determinadas cosas sin fumarse un porro) y un síndrome de abstinencia en los fumadores habituales, en caso de retirada brusca, caracterizado por ansiedad, paranoia, dificultades para conciliar el sueño, etc. También produce tolerancia (se necesita cada vez más cantidad para conseguir los efectos deseados).
¿Quieres más info? te animamos a visitar la página del proyecto Drojnet2 sobre Cannabis http://sustancias.drojnet2.eu//ces/quees.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada