NUESTRO PUNTO DE PARTIDA

-        Entendemos la complejidad del fenómeno de las drogas. Cada persona puede tener una opinión diferente, una percepción determinada en función de sus características, entorno y de las sustancias de las que hablemos.

-        Los datos confirman el consumo generalizado de alcohol y el aumento del consumo de cannabis entre los jóvenes en el ocio nocturno, con el consiguiente aumento de los riesgos y efectos nocivos derivados.

-        Nos preocupan las consecuencias del abuso de drogas en la salud y seguridad de las personas jóvenes. No entramos en el debate de si las sustancias son “buenas” o “malas”, pero afirmamos que su consumo es “peligroso”.